Actualidad

Tierra Santa no es una opción para los cristianos


 Christophe Lafontaine |  4 de diciembre de 2018

El Cardenal Sandri dirigiéndose a los Comisarios de Tierra Santa durante el 4º Congreso Internacional de la Orden Franciscana ©Nadim Asfour/CTS

El Cardenal Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias orientales, ha recordado tanto a los cristianos como a los Comisarios de Tierra Santa reunidos actualmente en Jerusalén, el cuidado que deben tener por Tierra Santa.



Atender los Santos Lugares de nuestra redención, así como la solidaridad activa con las piedras vivas que sobreviven actualmente no son una opción para los cristianos”. He aquí el preámbulo que el cardenal Sandri ha expuesto ante 70 Comisarios de Tierra Santa, llegados de todas las provincias del mundo de la Orden Franciscana, reunidos en Jerusalén con motivo del 4º Congreso Internacional.

Este reencuentro, titulado «Pastoral del Peregrino: Acogida- Memoria- Evangelización” se ha celebrado del 26 de noviembre al 2 de diciembre del 2018. Con el principal objetivo de profundizar en la dimensión evangelizadora de los Comisarios de Tierra Santa, sobre las reflexiones, las plegarias, las visitas sobre el terreno y la recuperación de experiencias.

El Cardenal Sandri, respecto al mismo, efectúa un viaje paralelamente de 3 días- desde el 26-noviembre al 28-noviembre. Esto ha posibilitado su intervención ante los Comisarios de Tierra Santa para exponer su punto de vista de la Congregación de las Iglesias orientales que él encabeza, sobre la cuestión de la identidad de los Comisarios, esta hermandad de la Orden Menor considerados como verdaderos puentes entre Tierra Santa y los cristianos del mundo entero. Sin olvidar que “San Pablo VI tuvo la intención de despertar el deseo de esta presencia cristiana en toda la Iglesia y en todo Oriente Medio”.

Conviene pues, precisarlo, el viaje del cardenal argentino encaja en los pasos de Pablo VI, recientemente canonizado. Este Stº Papa había realizado una peregrinación por Tierra Santa en 1964, marcado notablemente por el histórico reencuentro ecuménico con el Patriarca Ortodoxo de Constantinopla, Atenágoras I. Diez años después de este viaje, Pablo VI había firmado (el 25-marzo- 1974) la exhortación apostólica “Nobis in animo” sobre las crecientes necesidades de la Iglesia en Tierra Santa. El Cardenal se apoyó su intervención en este texto, muy actual en el análisis de la situación de los cristianos en Oriente Medio.

Desde este punto de vista aparte el Prefecto de la Congregación para las Iglesias orientales ha expresado en nombre de su dicasterio “una palabra de gratitud” para los Comisarios de Tierra Santa que están “repartidos por todo el mundo” y que “han aceptado el servicio de velar y de la atención que cada cristiano debe prestar a Tierra Santa”. Añadiendo que no se trata de “apoyar a los hermanos en sus necesidades y ayudar a los misioneros”, sino atender sobre todo a “su identidad más profunda”. Porque, como dice el Salmo, recuerda el Cardenal “todo está allí, es decir, aquí en Jerusalén, donde hemos nacido”.

Y es por lo que, según se cita en la exhortación Nobis in animo del St. Pablo VI, ha declarado ” La Iglesia de Jerusalén, en efecto, ocupa un lugar preferente a petición de la Santa Sede y entre las preocupaciones del mundo cristiano, igualmente el interés por los Stos Lugares, y particularmente por la Ciudad de Jerusalén”  se afirma también al más alto nivel en las Asambleas de Naciones y en la mayoría de las Organizaciones Internacionales para preservar la integridad y garantizar la libertad de religión y de culto”. Una asistencia cuyo” valor no ha disminuido, pero desgraciadamente se ha vuelto muy apremiante” –ha deplorado el Cardenal Sandri.

El alto prelado, recogiendo las palabras del Papa Pablo VI, ha querido insistir en la doble naturaleza de Tierra Santa: la de los santuarios y de los lugares santos y la de una iglesia activa que vive y trabaja. Una comunidad de fieles cristianos que “a través de la historia ha superado numerosas pruebas y ha sido sometida a dolorosas vicisitudes: divisiones internas, persecuciones desde el exterior y, después de cierto tiempo, se ha debilitado por la emigración y se ha sentido incapaz de mantenerse autosuficiente “- comentaba entonces el Santo Padre. Necesitando también “ayuda moral y material” de la Iglesia universal. Pues sin la presencia de los cristianos, sin “el calor de un testimonio vivo” los “Stos Lugares cristianos de Jerusalén y de Tierra Santa se convertirán en museos” – alertaba ya el Papa Montini hace más de 50 años.

Embajadores para Tierra Santa 

De ahí la importancia del papel que realizan los Comisarios de Tierra Santa, embajadores de la Custodia de la misma, dispersos por los cuatros puntos del globo. Verdaderamente “constituyen un vínculo entre la provincia de Tierra Santa, el control y el resto de la Orden franciscana pero también entre la Custodia de la Tierra Santa y la Iglesia universal”- había recordado el Fr. Francesco Patton, el Custodio de Tierra Santa, algunos días previos al Reencuentro Internacional de Comisarios ante el micro de Christian Media Center.

Su misión es dar a conocer y amar la Tierra Santa, forma destacada a través de las jornadas dedicadas a la organización de peregrinaciones en los Santos Lugares. Es también gracias al apoyo de estos Comisarios que la Custodia de Tierra Santa puede realizar actividades (pastorales, educativas, sociales, y control de los santos lugares) y vía donaciones y, sobre todo, mediante la colecta del Viernes Santo, organizada por todas las parroquias del mundo, tras el decisivo impulso del Papa P. VI. En resumen, “un servicio no solo apreciado sino indispensable” ha declarado también Fr. Fr. Patton.

Hacer más que organizar las Peregrinaciones

Para el Cardenal Sandri, la misión de los Comisarios debe responder a “una verdadera vocación, lejos de cumplir su función burocrática que ve la necesidad de [su] elección en cada provincia de la Orden Franciscana”. El Prefecto de la Congregación para las Iglesias orientales, llamando a la calma a los Comisarios a” hacer algo más que organizar las peregrinaciones o coordinar la Colecta de Tierra Santa”. Dicho de otra manera” sensibilizar su conciencia y ayudar a los demás con un verdadero espíritu eclesial (…) y católico- es decir- universal”.

Comprender la importancia de la Jornada Anual de Tierra Santa (el viernes Santo o cualquier día escogido por el Ordinario del lugar) para que tenga un ambiente auténticamente eclesial entre la Custodia de Tierra Santa, los Comisarios repartidos por todo el mundo y la Congregación para las Iglesias Orientales. Cada uno a cumplir con su responsabilidad.

El Cardenal ha recordado que una parte de estos fondos recogidos para Tierra Santa podía asignarse a los Comisariados para sus gastos de organización y de animación en esta jornada. Pero exclusivamente para este servicio- ha insistido el Cardenal Sandri. Antes de transmitir su confianza a los Comisarios” sin distinciones, en el sentido de la responsabilidad y del diálogo operativo respecto al punto de la Custodia de Tierra Santa y de sus colaboradores en la Oficina de Economía”

Siempre en esta dirección eclesial, el Cardenal ha confirmado que la Congregación para las Iglesias orientales garantiza que la ayuda procedente de los cristianos del mundo entero puede igualmente- además de los católicos latinos- atender a las demás Comunidades Católicas, aunque se encuentren alejadas de las fronteras de Palestina, Chipre, Israel y Jordania, que son de rito oriental. A saber, los Coptos, los Maronitas, los Melquitas, los Sirios, los Caldeos y los Armenios. El reparto, establecido, el 65% para la Custodia Franciscana, y el 35% para la Congregación de las Iglesias Orientales, es la señal más elocuente.

Señalando la cuestión de orden contable y administrativa, el Cardenal ha hecho comprender que “no aparecerán casos en los que ciertos comisarios no puedan aportar a la Custodia o a la Congregación la colecta de (sus) fieles”. Y así ha explicado que la Congregación, a través de los representantes pontificios de los países en que trabajan estos Comisarios, pueda ayudar a transferir materialmente las cantidades destinadas a Tierra Santa, en particular allá donde la legislación vigente sea difícil.

En fin, ha concluido, es un deber trabajar con las precauciones sobre estas cuestiones pues las ofrendas procedentes de gente generosa, que viven modesta y simplemente como la pobre viuda del Evangelio. Subraya que incluso si ellas viven en regiones pobres o en guerra, no faltan a contribuir a la Iglesia de Tierra Santa.

¡Feliz Navidad!

Mensaje de Navidad 2018 del Custodio

Desde el santuario del Campo de los Pastores, en Belén, el mensaje de Navidad del Custodio de Tierra Santa, Fr. Francesco Patton.

El peregrinaje en la Biblia

Conferencia de Inmaculada Rodríguez Torné, directora de la revista Tierra Santa en español y profesora universitaria, impartió en Jerusalén la conferencia "El peregrinaje en la Biblia. Aspectos bíblicos y antropológicos".

Mahmoud Abbas en el Vaticano

El 3 de diciembre 2018, el Papa ha recibido en el Vaticano al Presidente palestino. El menú: el Estatuto de Jerusalén, el relanza de proceso de paz     israelí-palestino y la reconciliación en el seno del pueblo palestino.