Actualidad

Impacto de mortero en un convento franciscano de Damasco


 Tierrasanta.net |  10 de noviembre de 2016

Revestimiento de la cúpula de la iglesia del convento de Bab Tuma, dañado por el impacto de mortero.

Daños en el enlucido de la cúpula.

Escombros de la cúpula, esparcidos por el pavimento de la iglesia...

... y sobre uno de los altares laterales...

... dedicado a los ochos mártires franciscanos de Damasco.

La explosión ha provocado la rotura de cristales...

... destrozando algunas ventanas.

La tarde del pasado martes, 8 de noviembre, un proyectil de mortero han impactado en la cúpula de la iglesia de los franciscanos en Bab Tuma, Damasco. Afortunadamente no ha habido víctimas.


Un proyectil de mortero impactó la tarde del martes pasado, día 8 de noviembre, en la cúpula de la iglesia de los franciscanos en Bab Tuma, Damasco (Siria). Ha sido el guardián del convento de San Pablo Apóstol, fray Bahyat Karacash, quien lo ha comunicado. A pesar de los daños materiales en la iglesia, afortunadamente no ha habido víctimas.

La zona central de Damasco, donde se encuentra esta histórica iglesia franciscana, está bajo el control del gobierno de Bashar al Asad, pero no es inmune a los bombardeos que se efectúan desde las periferias controladas por las facciones rebeldes del Dáesh (Estado Islámico). En estos años de guerra se han registrado por desgracia varias víctimas a causa de la artillería en el área de la ciudad vieja, lejos del frente.

Los franciscanos están presentes en Siria desde 1239, con una larga historia de testimonio y martirio. Entre 1670 y 1760, una decena de frailes murieron en Damasco mientras asistían a los enfermos de peste, verdaderos mártires de la caridad. En 1926 la Iglesia elevó a los altares a ocho frailes, de los que siete eran españoles, martirizados en Damasco en 1860 por los otomanos. Este grupo de religiosos residía en el convento de Bab Tuma, en la ciudad vieja, sede en aquella época de un centro de estudios árabes para la preparación de los misioneros en Tierra Santa. La iglesia del convento de Bab Tuma, dedicada a san Pablo (conocida para los cristianos locales como el «convento grande»), sigue siendo hoy sede de la principal parroquia latina de Damasco. Una segunda parroquia, dedicada a san Antonio, se encuentra en el barrio de Salihíe, en la zona de las embajadas y oficinas del nuevo Damasco.

Además del Memorial de San Pablo y de las dos parroquias franciscanas en Damasco, los franciscanos están presentes en Alepo, con la parroquia de Azizíe y su sucursal en Er Ram (San Buenaventura), duramente castigada durante la guerra.

Ayuda para Siria

La ONG de la Custodia de Tierra Santa es una de las organizaciones católicas que recoge fondos para ayudar a los frailes y a la población de Siria. Si quieres, tú también puedes colaborar.

Desde la Basílica un homenaje al P. Virgilio Corbo

El arqueólogo franciscano P.Virgilio Corbo, con sus excavaciones en Cafarnaúm, restauró la casa de San Pedro a los peregrinos cristianos en Tierra Santa.

Una ayuda del Papa a los niños de los campos de refugiados palestinos

En los últimos días en Nueva York, la Santa Sede anunció el pago de 100.000 dólares en favor de la Unrwa. La agencia de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos. 

Orden del Santo Sepulcro

Perfil de nuevas orientaciones de la Orden del Santo Sepulcro por Christophe Lafontaine

Giro de Italia 2018: Israel visto desde el deporte

El Giro de Italia número 101 se celebra en Jerusalén, en recuerdo de Gino Bartali, "El justo entre las naciones".