Actualidad

IX Jornada de las Asociaciones por Tierra Santa


por Giuseppe Caffulli |  8 de noviembre de 2016

Fray Ibrahim as Sabag habla ante un atento auditorio en la Jornada de las Asociaciones por Tierra Santa.

Esta es la crónica de una jornada densa en contenidos y celebrada el pasado 29 de octubre en el Centro de Congresos de la Universidad Antonianum de Roma. Contó con la presencia do custodio de Tierra Santa.


«En Alepo veo a Cristo crucificado y sufriente en sus miembros, un pueblo que vive una tragedia, un duelo de fuerzas que solo traen muerte y destrucción». El silencio en la sala es denso. Las palabras de fray Ibrahim as Sabag, franciscano de la Custodia de Tierra Santa y párroco de Alepo, llegan al corazón de los presentes como puñaladas. «Ante tanto sufrimiento debemos preguntarnos: “Señor, ¿qué quieres que haga?”. Debemos responder al mal con el bien. Los cristianos de Alepo vivimos un largo viacrucis, pero nuestro corazón está libre del odio».

El sábado 29 de octubre, en el Centro de Congresos de la Universidad Antonianum de Roma, se ha celebrado la IX Jornada de Asociaciones y Voluntarios de Tierra Santa. La primera parte de la tarde giró en torno al testimonio del religioso sirio, venido de Alepo para «denunciar la situación en la que se encuentra la gente de esa tierra» y para hablar de los proyectos de ayuda a favor de las comunidades cristianas locales. Una ayuda dirigida a los más pobres y necesitados, sin distinción de creencia religiosa. Fray Francesco Ielpo, comisario de Tierra Santa de la Provincia del Norte de Italia y consiliario de ATS pro Terra Sancta, habló después en detalle de las acciones llevadas a cabo por la Custodia de Tierra Santa en Siria: ayuda sanitaria, apoyo psicológico, paquetes de comida...

La Jornada, en la que participaron casi 200 delegados procedentes de toda Italia, comenzó con la relación de fray Alberto Pari, responsable del diálogo ecuménico e interreligioso de la Custodia en Jerusalén, sobre las semillas de esperanza que, como flores entre rocas, florecen en la Ciudad Santa entre cristianos, judíos y musulmanes, una amistad en el nombre del único Dios.

La mañana continuó con la exposición del hermanito Cruz Oswaldo, de la abadía de Sassovivo, y trató de la espiritualidad de Carlos de Foucauld en el centenario de su muerte, ocurrida el 1 de diciembre de 1916. «El mensaje del hermano Carlos –explicó el religioso- está vinculado a la vida escondida de Jesús en Nazaret. Todos nosotros debemos vivir nuestra fe en la cotidianidad, que es donde estamos llamados a vivir».

Por la tarde, antes del testimonio de fray Ibrahim sobre Alepo, Giovanni Gianfrate, de la asociación Cultivemos la Paz de Florencia, habló a los presentes del proyecto para la salvaguarda de los olivos de Getsemaní que llevan a cabo junto al Consejo Nacional de Investigaciones.

La parte central de la tarde estuvo dedicada a la comunicación. Se trató de un momento muy útil de conocimiento mutuo y exposición del trabajo realizado y de los proyectos futuros... El resultado: un cuadro de extrema riqueza y dinamismo, señal de que el amor por Tierra Santa es capaz de suscitar las respuestas necesarias a las muchas necesidades de esta tierra.

Por sorpresa, Mons. José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para Vida Consagrada y exministro general de los franciscanos, hizo una visita para agradecer a los presentes su esfuerzo y el amor a Tierra Santa (donde Mons. Carballo desarrolló su formación bíblica). Cedió la palabra al custodio de Tierra Santa, fray Francesco Patton, presente por primera vez en los encuentros de Roma. Tras ofrecer a los participantes algunos puntos de reflexión sobre la presencia franciscana en Tierra Santa y la responsabilidad que todos los cristianos deben sentir en la participación de la misión de la Custodia, fray Francesco respondió a las preguntas de los presentes, animando a todas las asociaciones a trabajar más y mejor en unión para responder a la llamada común de una tierra donde «todos hemos nacido».

La Jornada concluyó con la celebración de la Eucaristía en la cercana Delegación de Tierra Santa, presidida por el Padre Custodio y concelebrada por numerosos sacerdotes y religiosos. La próxima cita el año que viene, en la décima edición de una iniciativa que ha crecido con los años en importancia y participación.

Cronache da Aleppo

Giorno per giorno, il racconto impressionante di padre Ibrahim, frate francescano e parroco ad Aleppo. Una testimonianza densa di speranza anche in mezzo al dramma.

Un aiuto per la Siria

L'ong della Custodia di Terra Santa è tra le organizzazioni cattoliche impegnate a raccogliere e convogliare aiuti ai frati e alla popolazione della Siria. Se vuoi, il tuo sostegno è gradito.

En Damasco, los frailes con la puerta abierta para todos

Los franciscanos de la Custodia en Damasco: «Siria siempre ha sido un mosaico de culturas y no permitiremos a la guerra que lo destruya». Los religiosos ayudan como pueden a la población empobrecida.

Yihadistas desertores

No se ven ya escenas de triunfo de los yihadistas del Dáesh. La contraofensiva de curdos e iraquíes ha animado a muchos combatientes a abandonar el califato negro. Hay quien piensa ya en reeducarlos.

El Santo Sepulcro desnudo, 60 horas en 90 segundos

Sesenta horas. Es el tiempo en el que la tumba de Jesús, custodiada en el edículo del Santo Sepulcro, ha permanecido abierta, del 26 al 28 de octubre...

El cardenal Nichols visita Gaza

El pasado 6 de noviembre, el arzobispo de Westminster, Card. Vincent G. Nichols, ha visitado la pequeña parroquia de Gaza para expresar su cercanía al escaso centenar de fieles que la componen.