Actualidad

Palestina quiere llevar a juicio a Gran Bretaña


 Tierrasanta.net |  1 de agosto de 2016

Arthur James Balfour junto a su célebre declaración de 1917 (fuente: Wikipedia)

Los palestinos quieren llevar a juicio a Gran Bretaña por la Declaración Balfour que, en 1917, alentó el movimiento sionista. ¿La Liga Árabe se solidariza?


El gobierno palestino quiere llevar a juicio a Gran Bretaña, ante un tribunal internacional, por algo que ocurrió hace un siglo: la Declaración Balfour, que en 1917 expresó el beneplácito del gobierno inglés por el establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina. Así lo ha declarado el pasado 25 de julio el ministro de Asuntos Exteriores palestino Riyad al Maliki durante la reunión anual de la Liga Árabe, convocada en Nuakchot, capital de Mauritania, los días 25 y 26 de julio. El palestino ha pedido al resto de miembros de la Liga que apoyen esta iniciativa.

La declaración del entonces ministro de Exteriores británico –según el razonamiento de los dirigentes políticos palestinos- fue el origen de la Nakba (catástrofe) que el pueblo palestino sufrió con el establecimiento en la región de un número cada vez mayor de judíos sionistas de todo el mundo, el nacimiento del Estado de Israel en 1948 y la primera guerra árabe-israelí, que indujo a muchas familias palestinas (700.000 personas según algunas estimaciones) a abandonar casas y propiedades y sin poder regresar. Por eso, dicen los palestinos, es justo pedir cuentas al Reino Unido, aunque sea un siglo después.

No se sabe todavía qué medidas adoptarán el resto de países árabes para apoyar a los palestinos. Sin embargo, se conoce la reacción, obviamente contraria, de Israel. El director general de Ministerio de Exteriores israelí, Gore Gold, el 27 de julio hizo pública una nota en la que subraya la ausencia de base legal para esta iniciativa palestina. Un paso en falso que «demuestra una vez más el continuo rechazo por parte palestina a reconocer el vínculo, autóctono y legítimo, del pueblo judío con su antigua madre patriar, junto al reconocimiento que los palestinos piden para sus derechos».

Gold subraya que, por deliberación de la Sociedad de Naciones –precursora de la ONU-, la Declaración Balfour fue incorporada al Mandato de Palestina que Gran Bretaña ejercitó de 1920 a 1948. De tal modo que el derecho de los judíos a establecerse en Palestina, anota Gold, obtuvo reconocimiento internacional. Se trata, en cualquier caso, de un derecho del pueblo judío originario y preexistente con respecto a la Declaración Balfour, concluye el director general del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel.

El breve texto que el ministro Arthur James Balfour dirigió a Lord Walter Rothschild, para que lo diera a conocer a la federación sionista, decía: «El gobierno de Su Majestad ve con favor la constitución en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y se esforzará por facilitar la consecución de este objetivo, quedando claro que nada debe hacerse en perjuicio de los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías de Palestina, ni de los derechos y el status políticos de los judíos de otras naciones».

 

El peregrinaje en la Biblia

Conferencia de Inmaculada Rodríguez Torné, directora de la revista Tierra Santa en español y profesora universitaria, impartió en Jerusalén la conferencia "El peregrinaje en la Biblia".

Mahmoud Abbas en el Vaticano

El 3 de diciembre 2018, el Papa ha recibido en el Vaticano al Presidente palestino. El menú: el Estatuto de Jerusalén, el relanza de proceso de paz     israelí-palestino y la reconciliación en el seno del pueblo palestino.


La paz en Tierra Santa, confiada a las mujeres

En el 2009, el médico palestino Azzeldin Abuelaish perdió tres hijos en Gaza, muertos por los ataques de la artillería israelí durante la Operación Plomb. Para él, la paz debe encontrar nuevas vías, abiertas por l as mujeres.

Cesarea: un tesoro actualizado, testigo del siglo de las cru

En Cesarea se ha descubierto un tesoro de piezas de oro de finales de siglo XI y un antiguo pendiente de 900 años. Las piezas vinculan el tesoro con el episodio de la conquista de esta ciudad durante las Cruzadas del 1101.