EDITORIAL

Editorial


 Inmaculada Rodríguez Torné |  


Se reparten abrazos

Querido lector/a:

Corren vientos insospechados de fraternidad. La visita del Papa a los Emiratos Árabes ha supuesto una sorpresa que el Espíritu Santo nos tenía preparada y que el Papa llevaba tiempo fraguando. Qué alegría, para todos los que amamos la Tierra Santa, ver esas fotos en las que Francisco se abraza con el Gran Imán de Al-Azhar: Oriente y Occidente fundiéndose en un abrazo. Y qué maravilla leer esa declaración conjunta en la que, en nombre de Dios, el único Dios, el cristianismo y el islam se dan la mano para pedir, unidos, el fin de las guerras y de los atentados terroristas. Por fin una expresión valiente, sin matices, pidiendo que se deje de usar el nombre de Dios ni el de Alá para justificar actos de terrorismo. Quien invoque el nombre de Dios o de Alá para matar puede tener claro que lo hace en contra de las máximas autoridades de su religión, que lo hace ofendiendo al Dios de la vida, el Dios de Abrahán, Isaac y Jacob, el Dios que es sólo uno aunque lo llamemos de diversas maneras, el Dios Omnipotente que no necesita ser defendido por nadie y no desea que su nombre sea usado para aterrorizar a la gente.

Querido lector/a: lee con detenimiento y veneración la declaración conjunta. El primer abrazo ya se lo han dado el Papa Francisco y el Imán Ahmad Al-Tayyeb. Ahora nos toca a nosotros, los demás cristianos y musulmanes, seguir este camino de encuentro tendiendo puentes de fraternidad, trabajando por hacer realidad el sueño de Jesús: “¡Venga tu Reino, hágase tu voluntad!”. Ya sabemos cuál es la voluntad y el deseo de Dios, nuestro Padre: que nos comportemos como hermanos. Que dejemos recelos y prejuicios y, aceptando las diversidades y diferencias, incluso las distintas religiones, nos pongamos manos a la obra para sumar, no para restar, para construir puentes, no trampas.  

Como dice la declaración conjunta: el creyente está llamado a expresar esta fraternidad humana, protegiendo la creación y todo el universo. Nosotros, en la revista Tierra Santa, queremos poner nuestro granito de arena. Verás por primera vez en esta misma página, abajo, a la izquierda, el sello PEFC, que certifica que el papel que utilizamos procede de bosques gestionados de forma sostenible y la impresión cumple con la cadena de custodia. Hemos hecho un esfuerzo en algo tan importante como el papel que utilizamos; de esta manera contribuimos a cuidar de nuestros bosques que de este modo se replantan continuamente. También continuamos con el tema de la ecología, en línea con la revista de septiembre-octubre, por eso le dedicamos una página titulada Laudato Si’, en honor a la encíclica y la preocupación del Papa y de muchos de nosotros sobre nuestra “casa común”.

Por último, resaltar el clamor de los pobres, los últimos, los olvidados, los discapacitados, los ancianos, los débiles, que tienen un eco importante en la declaración conjunta ¡los preferidos de Jesús! Y la mujer, para la que se pide que se detengan las prácticas y costumbres que humillan su dignidad. Trabajemos, como se nos pide, para cambiar las leyes que nos impiden a las mujeres disfrutar plenamente de nuestros derechos.

Mucho por hacer, mucho por soñar. Pero hemos empezado bien, repartiendo abrazos. Buen gesto de bienvenida y buena hoja de ruta ¿empezamos? El camino ya está abierto y las palabras bien claras.

En este número

Este es el sumario del número de septiembre-octubre de 2018 de Tierra Santa en su edición en español. Puedes leerla en formato digital (pdf) o papel, como prefieras. Para suscribirte entra en

https://www.centrotierrasanta.com/revistatierrasanta, escribe un email a tierrasanta.suscripciones@gmail.com o manda un whatsapp al +34644444178.

¡Buena lectura!

Recetas de Tierra Santa

BABKA DE CALABAZA

El Babka es un bollo de masa fermentada, propio de la tradición judía de Europa del Este. Babka significa abuela en algunos idiomas eslavos. Parece que el nombre de este bollo se debe a que sus pliegues se asemejan a los de una falda. Se puede rellenar de varios ingredientes, entre los que destacan el chocolate, la canela y la calabaza.