Actualidad

Los niños fantasmas de Alepo


 Terrasanta.net |  4 de diciembre de 2018

Vistas y cortes transversales del anillo que ha podido pertenecer a Pilatos (diseño: J. Rodman ; foto : C. Amit, Departamento de Fotografía de la Autoridad de Antigüedades de Israel)

Millones de huérfanos y de niños abandonados, a menudo hijos de combatientes Yijadistas, sin el legado de esta guerra. Toma forma un proyecto para ayudarles en Alepo, presentado por Mgr Abou Khazen.


Escuelas cerradas, cursos interrumpidos, rechazo al derecho a la educación. Las consecuencias de la Guerra en Siria afectan a los niños, tanto a los que han huido con sus familias como a los que quedan enfermos en sus casas a causa el peligro de que representan los francotiradores y las bombas. Subsisten los traumatismos, como el haber visto con sus propios ojos un miembro de la familia muerto, en su casa o en la calle. Los menores son también víctimas de las consecuencias que persisten en el periodo de post-guerra. Pero entre ellos, el grupo más vulnerable aún: los niños “fantasma”, los no deseados, los niños, nacidos de la ocupación y durante el asedio, los de las mujeres violadas, estos niños llamados “de la vergüenza” (igual que durante la Guerra de Bosnia). Personas que, sin haber cometido ninguna falta, se las considera como un símbolo del horror.

«Sólo en Alepo, son alrededor de 2.000. Es una de las consecuencias de los 7 años de guerra- afirma Mgr Georges Abou Khazen, Vicario apostólico de los católicos latinos y de los Franciscanos de Tierra Santa- Según el ministro de Asuntos Sociales, Kinda al-Shammat, serían alrededor de 5.000. Incluso si ellos solo fueran algunas centenas…son los hijos de los Yijadistas, esta gente que han abandonados a sus hijos. Viven en l acalle o en las viviendas semi-destruidos”. La mayoría de ellos tienen entre 4 o 7 años. Son declarados, por tanto, no conocen a su padre o a su madre ni a ninguno de ellos y llegan a estar a cargo de sus hermanos o hermanas algo mayores.

Alepo, centro industrial y comercial de Siria, ha sido destruida por uno de los frentes más violentos de la guerra. Entre el 2012-2016, los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y las rebeldes han dividido la ciudad. Millones de Alepines han muerto y centenares de millones han huido de los barrios destruidos. Incluso en el 2016, las fuerzas de Damas han reemprendido el control de la ciudad, el camino se ha convertido en extremadamente difícil, en particular la zona Este recuperada con la ayuda de los rusos y de los iraníes. Aquí el problema de los niños abandonados es más difícil aún.

Mgr Abou Khazen ha hablado el 8 de noviembre en Milán, durante una conferencia sobre Siria en la Biblioteca Ambrosiana y durante la Jornada Anual de Asociaciones de Voluntarios Comprometidos con Tierra Santa, que tuvo lugar en Roma el 10-noviembre. “Les hemos repartido víveres alimentarios a sus familias, a través de los Institutos religiosos- ha dicho- describiendo la cotidianidad de Alepo, les hemos dado libros, contribuido a sufragar la escolaridad y a los universitarios. Hemos distribuido medicamentos y permitido visitas médicas. Hospitales, llamados “Hospitales abiertos” dirigidos por religiosos católicos. Uno de ellos se encuentra en Alepo, donde las Hermanas de St. José reciben indistintamente a todos los enfermos musulmanes y cristianos”.

El Obispo franciscano se ha concentrado principalmente sobre el drama de los niños abandonados.” Existen y no existen pues no han sido declarados y sin esta declaración de su nacimiento, no pueden inscribirse en las escuelas. El Parlamento estudia una ley “ad hoc” para poder regularizarlos. Frente a este drama humano, los franciscanos no pueden callar”. A menudo son escondidos los niños, por vergüenza, para no crear escándalos. Ninguna ayuda pública puede llegar a sus madres ni a sus hijos.

Es porque el Obispo ha lanzado una iniciativa para responder a las necesidades más urgentes, con el Hermano Firas Lutfi et Ahmad Badreddin Hassoun, gran muftí de Alepo. Su adopción no será tenida en cuenta en la cultura islámica, el muftí ha realizado un estudio según el cual, respetando la religión, una familia musulmana podría acoger a un niño y mantenerlo hasta los 18 años. No le puede transmitir ni el nombre de familia ni su herencia, pero su futuro es todo incluso garantizado si se le apoya durante su juventud.

Mientras tanto, para que una familia pueda acogerles en situación tan difícil, se necesita ayudarla. El Proyecto se llama: Un nombre. Un futuro. «Un nombre para poder declararlos y un futuro para ayudarles a tener expectativas- explica Mgr A. Khazen. Muchos se arriesgan a ser utilizados. Planea la amenaza de preparar una nueva generación de combatientes del Estado islámico, o son seres humanos inocentes que merecen ser ayudados” 

El proyecto está dirigido por la asociación ATS pro Terra Sancta que se ocupa de ña colecta de fondos y de ponerlo en práctica sobre el terreno. Este proyecto tiene numerosos objetivos: responder a las necesidades alimentarias y otras necesidades de base; aportarles ayuda sicológica para atenuar los traumas debidos a la guerra; trabajar el papel de las mujeres madres, ayudándoles a ser autónomas financieramente.

Queremos llegar a 500 familias, que serán acogidas en un centro previsto para ello, y a alrededor de 2.000 niños (con sus madres) que podrían beneficiarse de esta ayuda fuera del centro. De aquí a un año, la ATS afronta abrir 4 centros de acogida en la Ciudad. La concreción del plan de ayuda pasa por la colaboración de las personas más influyentes de los barrios: personas que conozcan la situación local, indiquen los casos más urgentes, presenten a los niños. La colaboración con las autoridades musulmanas es importante para que tengan claro que se trata bien de acciones caritativas y no de proselitismo.

«No estábamos preparados para la crisis- observa Mgr A. Khazen. No somos un equipo para afrontar tantas urgencias. Si les podemos ofrecer ayuda es debido a los bienhechores extranjeros”. De una manera de asistencia, las ayudas tienen vocación de apoyar la autosuficiencia. Para restaurar la dignidad de las personas, es importante animarlas al regreso de los Alepinos que han huido de sus ciudades, en particular, los jóvenes. “Han sido diezmadas las Comunidades cristiana, católica, ortodoxa, evangélica- añade. Sobre los 185.000 cristianos de Alepo, no quedan más que 40.000. Nos preguntamos su el resto volverán. No solo hemos ayudado a los cristianos sino a todos aquellos que tenían necesidades. No nos sentimos como una minoría abandonada y rota, sino miembros de una gran familia de la Iglesia”

¡Feliz Navidad!

Mensaje de Navidad 2018 del Custodio

Desde el santuario del Campo de los Pastores, en Belén, el mensaje de Navidad del Custodio de Tierra Santa, Fr. Francesco Patton.

El peregrinaje en la Biblia

Conferencia de Inmaculada Rodríguez Torné, directora de la revista Tierra Santa en español y profesora universitaria, impartió en Jerusalén la conferencia "El peregrinaje en la Biblia. Aspectos bíblicos y antropológicos".

Mahmoud Abbas en el Vaticano

El 3 de diciembre 2018, el Papa ha recibido en el Vaticano al Presidente palestino. El menú: el Estatuto de Jerusalén, el relanza de proceso de paz     israelí-palestino y la reconciliación en el seno del pueblo palestino.