Actualidad

George Deek, primer árabe cristiano embajador de Israel


 Christophe Lafontaine |  4 de diciembre de 2018

George Deek, foto de la página oficial de Facebook

Un árabe cristiano nombrado embajador de Israel en el país musulmán: un programa vasto. George Deek proviene de una familia cristiana árabe en Jaffa. A los 34 años, acaba de ser nombrado por el embajador del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel en Bakú.

 



Asumirá su cargo en el verano de 2019, sucediendo a Dan Stave, de 62 años, quién ha estado en el cargo desde agosto de 2015, convirtiéndose en el primer embajador árabe-cristiano del Estado de Israel. No es el primer árabe en acceder a un puesto diplomático semejante. Ali Yahya, un musulmán, representó al estado hebreo en Finlandia y Grecia en los años noventa.

El nombramiento de Georges Deek para Azerbaiyán está plagado de desafíos. El país, con una mayoría musulmana, limita con el Mar Caspio y Rusia en el norte, así como con Irán en el sur y parece ser "extremadamente importante para Israel desde un punto de vista estratégico", explica i24News. El país proporciona "alrededor del 40% del petróleo israelí, y es uno de los demandantes más importantes del estado judío en el campo de los armamentos", dijo este canal de televisión. Cabe destacar que Azerbaiyán no ha abierto ninguna representación diplomática en Israel.

El nombramiento de George Deek es importante. Pero se le considera "un veterano diplomático israelí que destaca", dijo Emmanuel Nahshon, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel. Y agregó que "ya ha ocupado con éxito varios cargos diplomáticos".

George Deek es actualmente el principal asesor del Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores, Yuval Rotem. Dotado y multilingüe, domina el hebreo, el árabe y el inglés y también tiene un buen francés. Abogado con un master en derecho internacional (Georgetown University, Washington) y licenciado en derecho, se incorporó al Departamento de Asuntos Exteriores hace unos diez años en 2008 y fue jefe de misión. Adjunto a Nigeria de 2009 hasta 2012, y a la Embajada de Israel en Noruega de 2012 hasta 2015. Fue desplazado junto a Naim Araidi, un poeta de origen druso, nombrado embajador en Oslo. Por primera vez en la historia de Israel, dos diplomáticos de minorías no judías estaban juntos al frente de una embajada y representaban al Estado hebreo en el extranjero.

¿Una cita para calmar a los espíritus?

Fue en Oslo en 2014 que George Deek pronunció un discurso a favor de Israel. Su declaración fue titulada "Mi historia familiar en 1948, desde el vuelo de Jaffa a nuestro futuro en Israel". Fue considerada por la prensa israelí como uno de los mejores discursos pronunciado por un diplomático israelí en el extranjero.

Nacido en una familia cristiana ortodoxa palestina, su familia vivió en 1948 la Nakba (desastre). Sus abuelos huyeron después al Líbano. Otros miembros de su familia se han dispersado por todo el mundo. Pero el abuelo de George Deek decidió después de la guerra de independencia de Israel regresar a Jaffa, en el nuevo estado hebreo. "Gracias a mi abuelo, que se dirigió al futuro al tomar una decisión aparentemente impensable, ahora soy diplomático, representante del Estado de Israel (...) y refugiado no palestino en Líbano. Una elección familiar que explica cómo hoy George Deek, quien creció en Jaffa y Tel Aviv, se siente plenamente ciudadano de Israel.

"Estamos orgullosos de su nombramiento, que simboliza perfectamente la integración de israelíes de diferentes sectores de la población en la representación del estado", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Emmanuel Nahshon. Como eco de las protestas de las comunidades drusas y cristianas en particular, contra la ley sobre el Estado-nación judía adoptada en julio pasado.

Recientemente, la Asamblea de Católicos Ordinarios de Tierra Santa (AOCTS) afirmó que esta ley ignoraba "totalmente" la existencia de otros pueblos y otras confesiones: "Nuestros fieles, cristianos, nuestros compañeros musulmanes, drusos y baha Nosotros, todos nosotros, árabes, no somos menos ciudadanos de este país que nuestros hermanos y hermanas judíos. "

La ley define a Israel como el estado-nación del único pueblo judío, reconociendo el derecho de autodeterminación solo para los judíos, haciendo del hebreo la única lengua oficial que relega al árabe a un estado especial ... "Promulgando "El desarrollo de la colonización judía como un valor nacional" y [al querer 'alentar y promover su establecimiento y consolidación', la ley promueve una visión discriminatoria inherente ", también fue promovida por el AOCTS.

Esta es la razón por la que los líderes católicos que señalan la discriminación contra los israelíes no judíos han pedido el reconocimiento de la igualdad de todos los ciudadanos en Israel y la derogación de esta ley.

Frente a esta bronca, Israel podría haber querido apostar por el nombramiento de un diplomático, ciertamente talentoso, de una minoría no judía para calmar a los espíritus, demostrando así las palabras del Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien había declarado tan pronto el día de la votación de la ley el 19 de julio que el estado-nación del pueblo judío "respeta los derechos individuales de todos sus ciudadanos". Lo que el Patriarcado latino de Jerusalén reaccionó 11 días después estimando que no era suficiente: "cualquier Estado con grandes minorías debería reconocer los derechos colectivos de estas minorías". Un caso particular, sin generalizar.

 

¡Feliz Navidad!

Mensaje de Navidad 2018 del Custodio

Desde el santuario del Campo de los Pastores, en Belén, el mensaje de Navidad del Custodio de Tierra Santa, Fr. Francesco Patton.

El peregrinaje en la Biblia

Conferencia de Inmaculada Rodríguez Torné, directora de la revista Tierra Santa en español y profesora universitaria, impartió en Jerusalén la conferencia "El peregrinaje en la Biblia. Aspectos bíblicos y antropológicos".

Mahmoud Abbas en el Vaticano

El 3 de diciembre 2018, el Papa ha recibido en el Vaticano al Presidente palestino. El menú: el Estatuto de Jerusalén, el relanza de proceso de paz     israelí-palestino y la reconciliación en el seno del pueblo palestino.