Actualidad

Israel abre sus puertas a mil Falas Hamura etíopes


de Christophe Lafontaine |  1 de octubre de 2018

Falashamura de Etiopía, recibidos por sus familiares en el aeropuerto de Tel Aviv (foto Miriam Alster / Flash90)

El 17 de septiembre, el primer ministro israelí otorgó el derecho de inmigrar a Israel a mil judíos de Etiopía, cristianizados en el siglo XIX.  Por lo tanto, pueden reunirse con los miembros de su familia.


El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dio el visto bueno el pasado 17 de septiembre a la llegada de mil Falashmura etíopes en el estado judío, siempre que ya tengan hijos en el país.  Falashmura (nombre dado a aquellos de la comunidad Beta Israel en Etiopía y Eritrea que se convirtieron al cristianismo bajo la presión de la misión durante los siglos XIX y XX; este término se compone de judíos que no se adhirieron a la ley judía, así como judíos conversos al cristianismo, que lo hicieron voluntariamente o que se vieron obligados a hacerlo) constituyen una comunidad que, como los Falasha (exiliados, en el idioma amárico), se considera descendiente de los antiguos judíos etíopes. Sus orígenes se remontan a la unión entre el rey Salomón y la reina de Saba o una de las "diez tribus perdidas" de Israel.
 

Pero, a diferencia del Falasha que, teniendo al menos un pariente judío, desde 1973 disfruta el derecho de emigrar a Israel, los muros que descienden de los judíos Falasha convertidos en el siglo XIX por la fuerza al cristianismo, no pueden aprovechar la Ley del Retorno que permite a todos los judíos en la diáspora establecerse en Israel y obtener la ciudadanía. Además, es casi imposible que los muros demuestren su ascendencia judía, dada la ausencia en Etiopía de registros fiables del estado civil. Una dificultad aún mayor por el hecho de que su práctica religiosa era cristiana. Como resultado, el Ministerio del Interior israelí no los considera judíos, incluso si intentan regresar al judaísmo.

 

Una decisión del gobierno

 

¿De dónde viene la decisión de Netanyahu? Es necesario retroceder al 2015 cuando el gobierno israelí adoptó unánimemente un plan que preveía para 2020, albergar 9.000 falashamura, consideradas para tener el derecho de emigrar a Israel y demostrar su voluntad de convertirse al judaísmo. Pero no es tanto un programa real de inmigración dentro del marco de la ley, llamado el retorno, como una acción que es parte de una operación de reunificación familiar. De esta manera, los separados que todavía están en Etiopía pueden encontrarse con los miembros de la familia (falashamura o falasha) que pudieron establecerse en Israel en el pasado.

 

El proyecto, sin embargo, fue adoptado sin los presupuestos de los fondos necesarios (estimados en mil millones de dólares). Esto retrasó la implementación del plan y, de hecho, desde 2015 solo 1.300 mura pudieron trasladarse a Israel. A pesar de la llegada de otros mil en las próximas semanas, aún estamos lejos del objetivo: en general, solo un poco más de una cuarta parte han sido aceptados.

 

Cálida recepción

 

El grupo de presión de Aliyah por la Alianza Etíope directamente involucrado en la aliyah de los judíos etíopes no está satisfecho: "Exigimos al Primer Ministro -dijo a la agencia AFP, Alisa Bodner, la portavoz de la asociación- que cumpla sus promesas y proporcione soluciones inmediatas para obtener los 8 mil miembros de la comunidad que quedan en Etiopía. Mientras el gobierno siga violando los compromisos asumidos en 2015 y mantenga familias separadas, seguiremos protestando y luchando por la justicia".

 

En los últimos años, e incluso durante el verano, judíos de origen etíope han demostrado en repetidas ocasiones en Israel denunciar el racismo y la discriminación que dicen sufrir, y exigir que los miembros de la familia que quedan en Etiopía puedan llegar a ellos. Actualmente en Israel hay 140 mil judíos de origen etíope, de los cuales más de 50 mil nacieron en Israel. Según el diario Haaretz, alrededor de las 7.000 falashamura que aún esperan la aprobación de sus solicitudes de inmigración en Gondar y Addis Ababa, 2.200 tienen parientes ya integrados en el estado judío. Por el momento, nada nos permite saber si algún día sus seres queridos se encontrarán en Israel.

 

Al no pertenecer a las comunidades Beta Israel (la familia de Israel) como los Falasha, la inmigración de las murallas no goza de mucho favor en el país. La agencia Afp informa que algunas asociaciones de ayuda a los judíos etíopes y algunos líderes comunitarios locales se oponen a esta inmigración, argumentando que el Estado de Israel ya afronta suficientes dificultades para integrar a la comunidad y que quienes permanecieron en Etiopía no son judíos. Algunos sospechan que inventan un origen judío para el oportunismo y para salir de Etiopía.

 

El alcalde de Belén contra Netanyahu sobre los cristianos

El 14 de octubre, el primer ministro israelí declaró que el número de cristianos en Belén ha disminuído después del traslado de la ciudad a la Autoridad Palestina.El alcalde le respondió de inmediato.

El Pilar, raíz de nuestra fe y vínculo con la Tierra Santa

La celebración de Nstra. Sra. la Virgen de El Pilar, se extiende más allá de los países hispanos y tiene su presencia también en Tierra Santa.

El Medio Oriente en la ONU, se hace eco desde Nueva York

Entre los muchos temas abordados desde el 25 de septiembre hasta la apertura de los trabajos de la Asamblea General de las Naciones Unidas, muchos han tocado el tema del Medio Oriente. Confrontación de puntos de vista.

Desde el Palacio de Cristal se mira a Oriente Medio.

Los jefes de estado y de gobierno de muchas partes del mundo se reúnen en Nueva York para la inauguración de la 73 sesión de la Asamblea General de la ONU. ¿Noticias sobre el Medio Oriente?