EDITORIAL

Editorial


 Inmaculada Rodríguez Torné |  


Viajar para quedarse

 

Estamos en época de vuelos, viajes y maletas. Se acercan las esperadas vacaciones de verano. Algunos, con suerte, podrán marcharse fuera de sus lugares habituales de residencia para tomar distancia, conocer nuevos países y gentes, disfrutar del campo o la playa. Habrá muchos que tengan que pasar estos meses de calor en sus casas y ciudades de siempre porque la economía no da para excesos o la salud no lo permite. Pero no serán los más desafortunados; lo serán los que, aprovechando el buen tiempo, se embarquen en pateras y cayucos arriesgando su vida en un intento desesperado por salvarla. Son los éxodos forzosos, las diásporas milenarias. Como el viaje de Abrahán, el primer creyente, con quien se inaugura la historia de salvación. El padre del pueblo de Israel fue el prototipo de buscador y caminante. Con el conocido “Sal de tu tierra y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré” (Gn 12,1) se inaugura la historia de un pueblo, el bíblico, caracterizado por estar siempre en pos de la tierra prometida, por hacer de su vida un continuo preparar las maletas. Cuando se creía seguro y tranquilo en sus fronteras bien delimitadas y seguras, de repente, se despertaba de su letargo con las sandalias llenas de polvo en un continuo salir y desinstalarse, en un habitual movimiento hacia tierras desconocidas que lo llevaba a descentrarse y a estar siempre en dinamismo. Jesús fue el prototipo de caminante: los tres años de vida pública se los pasó recorriendo la que hoy llamamos Tierra Santa de arriba abajo, predicando el Reino de un Dios que prefería acercarse y hacerse prójimo más que esperar a sus fieles en el templo.

Los que tenemos la suerte de peregrinar o haber peregrinado a Tierra Santa, vamos para quedarnos. Dejamos allí parte de nuestro corazón que se queda con los cristianos que tienen que salir de allí por falta de trabajo, con los sirios que huyen de la muerte y de la guerra, con tantos que en estos días están muriendo en el mar. Con el compromiso de ayudarla y sostenerla desde nuestros países y ciudades. Porque también es nuestra Tierra.

En este número

Este es el sumario del número de mayo-junio de 2018 de Tierra Santa. Si aún no te has suscrito, ¿a qué estás esperando? Escribe a tierrasanta.suscripciones@gmail.com. ¡Buena lectura!

Baklava

BAKLAVA

El baklava es un pastel tradicional típico del Medio Oriente, Turquía, el Magreb y los Balcanes, con variantes según las regiones. Se elabora con múltiples capas de pasta filo, agua de azahar y frutos secos. La pasta filo se caracteriza por su delgadez, llegando a ser hojas casi traslúcidas, que al hornearlas ofrecen una textura crujiente característica de este dulce.