EDITORIAL

¡Feliz Navidad!


 Inmaculada Rodríguez Torné |  noviembre-diciembre 2017

Cuando echéis un vistazo a la revista veréis que hemos querido contribuir a hacer una Navidad menos consumista y más cristiana.


¡Feliz Navidad!

Queridos amigos lectores de Tierra Santa: cuando llegue la revista a vuestras manos el conocido saludo franciscano de “Paz y Bien” se encarnará en un Niño recién nacido. Así que nuestro deseo será más real que nunca. Cuando echéis un vistazo a la revista veréis que hemos querido contribuir a hacer una Navidad menos consumista y más cristiana.

Nuestras calles ya están adornadas con las luces de la Navidad. Los comercios se engalanan con motivos navideños. Los grandes almacenes llevan ya tiempo bombardeándonos con su propaganda. Ya nos han preparado la Navidad. Pero ¿qué Navidad? ¿qué es lo que vamos a celebrar? Nuestra sociedad nos empuja a una Navidad de puro consumismo donde todo se reduce a reunirnos en familia, comer opíparamente e intercambiarnos regalos. ¿Y nosotros? ¿Qué esperamos, qué deseamos, qué estamos necesitando a gritos? El Espíritu nos hace intuir que la Navidad es otra cosa muy distinta: a pesar de la proliferación de Papá Noeles y de las Navidades frías y asépticas que quieren imponernos, la Navidad sólo tiene sentido como celebración delNacimiento de Jesús, del Dios encarnado, del Dios a nuestro lado. Es tiempo de celebrar en familia la ternura entrañable de nuestro Dios que se hace humano y por ello plenifica todo lo humano. ¡Qué alegría encontrarnos reunidos alrededor de este Niño que nos intensifica nuestros lazos de unión, nos llena de paz y nos invita a querernos de verdad! Al igual que ocurrió con los Magos, una estrella nos guía y acompaña. Un Niño con la fuerza de su fragilidad y el poder de su ternura nos espera.

Os invitamos a rezar la oración de Nochebuena en familia y si tenéis tiempo a hacer la receta del pan que nos recuerda que Belén significa “Casa de pan”. ¡Qué acertado el lugar de nacimiento de Jesús: Belén! Casa de pan, de alimento, de hogar, de calor, de horno encendido… Casa de pan partido, compartido y repartido, eso es la vida al lado de Jesús, y así queremos que sean nuestras casas.

Por último, os pedimos vuestra oración por Jerusalén y la Tierra de Jesús. Los que luchamos por la paz tenemos que ser más fuertes que los que buscan conflictos y divisiones. Nos va mucho en ello porque allí tenemos todos NUESTRA CASA.

En este número

Este es el sumario del número de noviembre-diciembre de 2017 de Tierra Santa. Si aún no te has suscrito, ¿a qué estás esperando? ¡Buena lectura!

25 de diciembre, Navidad

Leemos, meditamos y oramos los textos de la liturgia del día de Navidad.

Jalá

Nada como la sencillez de este alimento para conducirnos hacia el verdadero espíritu de la Navidad. No en vano Jesús nació en Belén, que significa “casa de pan”.